Por: Jorge Ricardo Panay – Director Ejecutivo – Asociación de Municipios de Panamá

La transparencia como instrumento del desarrollo local.

En medio de la pandemia algo que ha quedado claro es que la gestión transparente no es una opción es una decisión en proceso de adopción por parte de los ciudadanos. Se ha reducido la tolerancia social y la tecnología hace lo privado público, además de facilitar la comunicación en tiempo real de manera exponencial.

Después de 17 años de crecimiento, de vivir en un país rico lleno de pobres, la pandemia nos ha retrotraído a tiempos socialmente superados y olvidados con parámetros y demandas aprendidas en tiempos de bonanzas, pero mas la pandemia desnudo las contradicciones y deformaciones de nuestro modelo de crecimiento económico, las debilidades institucionales y los efectos patológicos de las políticas públicas ineficientes e ineficaces.Comprender esta realidad es sin duda la clave para lidiar con la nueva realidad en materia política, social y económica de la gestión y de las conductas sociales.

Las evidencias indican que entre los esfuerzos que se están realizando para combatir el virus la participación, acciones y métodos ejecutados por los gobiernos locales se han distinguido por su efectividad, solidaridad y focalización. El acercamiento de la autoridad a los ciudadanos ha mejorado, las confianzas han aumentado produciendo un grado más fuerte en la gobernabilidad local, por ende en el fortalecimiento democrático nacional.

En ese escenario el dicho popular romano que dice “la mujer del César además de serlo  debe  parecerlo” viene como de anillo al dedo, hoy ser transparente no solo hay que serlo sino parecerlo.

De allí, que la transparencia de la gestión local sea el mejor instrumento para la transformación y la recuperación, construyendo un proceso continuo y progresivo de confianza que fortalecerá la gobernanza local.

Por: Jorge Ricardo Panay – Director Ejecutivo – Asociación de Municipios de Panamá

BIOSEGURIDAD COMUNITARIA

La aparición del coronavirus causante del Covid-19 está produciendo un impacto negativo de carácter significativo a la humanidad. En la región Centroamericana y del Caribe, región Panamá, tiene el

mayor número de casos y las perspectivas es que este proceso de contaminación continuará hasta que se cumplan dos escenarios, el primero es que la ciencia encuentre la vacuna o la cura, el segundo, que se contamine un número suficiente de ciudadanos para que el virus pierda fuerza y su letalidad sea controlable.

En este escenario, los municipios panameños deben aprender a vivir con esa nueva realidad. Este hecho implica reaprender nuevas reglas del relacionamiento social entre los ciudadanos, nuevos patrones sanitarios e impulsar nuevas formas de garantizar la seguridad alimentaria de la población. El siguiente protocolo de seguridad apunta a contribuir con esa nueva tarea del gobierno local.

Por: Jorge Ricardo Panay – Director Ejecutivo – Asociación de Municipios de Panamá

Avanzar a pesar del covid-19

Por los informes, análisis científicos y las evidencias diarias, el Covid-19 estará presente por largo tiempo o por siempre entre nosotros los humanos que habitamos el planeta tierra.

Siendo esto es así, está muy claro, que en la nueva normalidad deberemos aprender a vivir con el Covid-19.

En el caso de los territorios distritales, esta nueva realidad representa un conjunto de nuevos retos, habrá que aprender nuevas formas de gestionar el gobierno local, introducir nuevas prácticas de relacionamiento, nuevos contenidos en el análisis nuevas estrategias de relacionamiento social e institucional. Habrá que repensar el desarrollo municipal, las estrategias, las formas y los contenidos.

El reto esta definido, aprender a vivir con el Covid-19 y lo primero que se debe aprender es conocer al virus y sus formas de combatirlo, sus impactos en los diferentes escenarios de infección de los diferentes territorios.

Este será un proceso complejo que requerirá de reaprendizajes más complejos en las formas de planificar el futuro, de enfrentar el presente y de gestionar lo público y de relacionarse con lo privado. Nuevas especialidades serán requeridas, las metas deben redefinirse igual que los objetivos y pareciera que todo esta determinado por la ecuación que regula la relación entre la economía y la salud.

Qué acciones, qué programas, qué políticas deben realizar las autoridades locales para adaptarse a la nueva normalidad, para asegurar la salud de su población y al mismo tiempo impulsar el crecimiento económico y lograr así implementar un proceso de desarrollo económico local. ¡Ese es el nuevo reto, aprender para sobrevivir!

Por: Jorge Ricardo Panay – Director Ejecutivo – Asociación de Municipios de Panamá

El Municipio y la  crisis del COVID-19

El COVID-19, más conocido como el coronavirus, causante de la pandemia mundial, llegó a Panamá; aprovecho este espacio dentro de las múltiples tareas de combate al virus para escribir sobre el tema que cada día adquiere más importancia, pero sigue rezagado en la agenda política y de desarrollo sostenible nacional, les hablo de la descentralización de la administración pública.

La respuesta nacional atañe a dos niveles de gobierno

En la constitución panameña la normativa señala que la administración del estado cuenta con dos niveles de gobierno, el nivel nacional y el nivel municipal.

Aunque el principio de relacionamiento entre niveles está determinado por la constitución en su artículo 233 en la realidad administrativa, la relación es de subordinación e incomprensión causada por una visión conceptual centralista.

Los 81 municipios y sus 679 Juntas Comunales son gobiernos y auxiliares de gobierno municipales que han visto castrado su desarrollo institucional frente a un creciente y dominante centralismo administrativo. A pesar del éxito económico panameño y del crecimiento de las finanzas públicas, Panamá solo destina el 2% del presupuesto público a la gestión del nivel local, según cifras del BID; el grueso de esa transferencia tiene un nivel de condicionamiento enfermizo y sobre todo poco eficiente y eficaz.

La perspectiva mundial de la “CRISIS COVID-19”

Ahora bien, retomemos la “CRISIS COVID-19” primero en la perspectiva mundial y luego en la nacional.

La contaminación mundial necesita lograr dos objetivos: evitar una infestación que rebase sus capacidades sanitarias y por otra parte paliar los efectos económicos. El enfoque mundial ha sido atender la microeconomía de las unidades productivas, en especial el componente humano de la ecuación; de allí que la mayoría de las decisiones sean orientadas a que no colapsen los ciudadanos que es el objetivo de gestión de las sociedades modernas.

Aseguramiento de la calidad alimentaria, seguridades económicas de compromisos adquiridos, que por la crisis deben ser postergados y garantías que una vez pase la crisis los ciudadanos serán atendidos con prioridad para mantener los estados de igualdad logrados por los esfuerzos histórico de esas sociedades.

Las claves en la respuesta nacional

En el plano nacional, la crisis inicialmente ha sido atendida desde una visión macroeconómica de estabilidad financiera en un escenario donde es claro la desigualdad reconocida de la distribución de la riqueza, no solo en términos per cápita sino territorial.

Como una vez manifestaron los Obispos panameños en una declaración de la Conferencia Episcopal Panameña, vivimos en un país rico lleno de pobres; y hoy es reconocida por el gobierno nacional en su programa COLMENA. Con este panorama la “CRISIS COVID-19” necesita replantear el modelo de gestión pública.

Por: Jorge Ricardo Panay – Director Ejecutivo – Asociación de Municipios de Panamá

La Moderna Gestión de una Alcaldía en Panamá

En esta nueva fase de mi experiencia municipal, he podido comprender dos espacios del desarrollo municipal que requieren transformaciones urgentes y obligatorios:
El primero sin dudas tiene que ver con las competencias y recursos y sobre eso existen suficientes evidencias que validan esta necesidad.

La segunda tiene que ver con el cambio de la gestión municipal y la construcción de alianzas estratégicas para una gestión exitosa del gobierno local.

El municipio moderno debe enfocar su gestión hacia una gestión transparente en su integridad, la gestión debe estar abierta al ciudadano; el enfoque de la gestión, debe estar basada en las necesidades de desarrollo de la población; determinar ¿cuáles son las necesidades del desarrollo? requiere conocer la realidad y requiere la construcción de un proceso de consensos sociales; conocer la realidad, requiere una gestión científica de diagnósticos y un proceso de participación social amplio y ordenado.

Por otra parte, las necesidades y demandas de la población municipal ha venido cambiando, hoy se requiere más desarrollo económico local, servicios de mayor calidad y un mayor desarrollo de la cultura local. Desarrollar lo local para vivir en lo global parece ser la alternativa más viable; desde este punto de vista la dedicación de recursos a la promoción del desarrollo económico local, a la promoción de la cultura local, a la participación ciudadana y a la construcción de una nueva cultura de transparencia parece ser el camino exitoso de la moderna gestión municipal panameña.

Comparte esta información en...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email